domingo, 8 de febrero de 2015

ASÍ NO FUE Y ASÍ FUE: COMO LOS GARLITOS PASARON AL PALANCAR

Toda la semana pendiente del tiempo para realizar la ruta de Los Garlitos que nos tenía preparada María Cerrillo y menuda sorpresa que nos encontramos al bajarnos del autobús en La Polvorilla. No por la lluvia, sino porque se nos acercó un guarda de la finca privada y nos comunicó que había una montería, yendo como íbamos con nuestro permiso del Ayuntamiento de Los Barrios y llevando las dos llaves para abrir las cancelas. Seguidamente se nos acercaron dos guardas de la Junta de Andalucía, explicándonos lo sucedido anteriormente y diciéndonos que en Los Garlitos no tenían conocimiento de dicha montería y que había una en Montecoche. Tras llamada telefónica de ellos para aclarar lo sucedido nos confirman que efectivamente había montería, por lo que se decidió, por seguridad, cambiarla por El Palancar de Los Barrios.

Como esta ruta ya la conocía nuestro compañero Manuel Clavijo, se ofreció como guía. Iniciamos una circular visitando algunas tumbas, las casas cuevas moriscas, el arco y descendimos por un sendero amplio que va rodeando el pantano de Charco Redondo. Lástima que no nos acompañara el tiempo para haber disfrutado de las vistas tan estupendas que nos ofrecía el paraje.

Nuestro agradecimiento a María Cerrillo por la ruta tan bonita que nos tenía preparada y que no pudimos realizar y a Manuel Clavijo como guía de la ruta alternativa.

Os dejamos alguna fotos.


NOS VEMOS EN LA PRÓXIMA RUTA

2 comentarios:

  1. Quiero Felicitar a los integrantes de la expedición, por su valentía y arrojo, a muchos nos echó atrás el mal tiempo y la decidía, y en estos casos lo que hay que hacer es echar un paso adelante como habéis hecho vosotros, mi enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Fuí a entregar las llaves de las cancelas a Medio Ambiente de Los Barrios y por lo menos se disculparon, me comentaron que el dueño de la finca privada por donde pasa la ruta de Los Garlitos puede solicitar permiso de la montería con 48 horas de antelación. Les dí las quejas del club y les dije que por lo menos que nos hubiesen llamado por teléfono.En fín otra anécdota para el club.

    ResponderEliminar